La Metamorfosis, la alienación y otras lecturas

La Metamorfosis, la alienación y otras lecturas

Blog post by Gustavo
Monday, October 2, 2017

“Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”.

Gregor cree que debe ser una pesadilla por el cansancio de sus muchos viajes, y por madrugar para tomar el tren temprano. Gregor es un comerciante de telas, que resulta ser una profesión demasiado difícil. Tiene que viajar constatemente, alimentarse donde pueda y no dormir lo suficiente. Este joven se ve obligado a trabajar muy intensamente para ayudar a saldar deudas de sus padres y hermana, y además no es apreciado por sus jefes. A pesar de todos sus sacrificios, la administración del almacén donde trabaja considera que no está haciendo suficientes ventas. Este cuento, La transformación o metamorfosis, escrito por Franz Kafka en 1915, es una lectura obligatoria para muchos estudiantes.

Kafka, FranzNos damos cuenta que Gregor está bajo mucha presión en el trabajo, y entre más se sacrifica y se entrega a la empresa, más siente que no es suficiente. Su labor no parece dar los resultado esperados por la administración. Al contrario, menosprecian y dudan de su capacidad profesional. Gregor siente que debe levantarse y presentarse a trabajar aunque sea un insecto. En este cuento, Gregor no siente lástima de vivir como un insecto, quizás se resigna. Trata de adaptarse a la situación, lo mejor que puede. El final es inesperado pero no quiero decirles para que ustedes lleven el libro prestado a su casa y puedan leerlo. Lo que considero importante destacar es la sensación de impotencia que el protagonista sufre, tanto que se olvida de sí mismo y solo quiere seguir adelante con la empresa. 

Me recuerda a un episodio de la serie de televisión llamada The Twilight Zonedonde una joven se va despertando de su anestesia en un hospital después de una cirugía plástica facial. Le van quitando las vendas poco a poco, y ella quiere ver su cara, con cierto temor. Finalmente, cuando le quitan la última venda, siente con sus manos que su cara es normal. Pero inmediatamente cuando encienden la luz, la joven se percata que las enfermeras y el doctor tienen la cara deforme: ¡tienen nariz de cerdo! Todo el personal del hospital es así, y reaccionan con repugnancia al ver la cara de la joven, la cual huye del hospital. Resulta que la joven es la única que tiene la cara normal, pero en este mundo de caras deformes, la joven es considerada fea y repugnante. A parte de las consideraciones de belleza, resulta importante destacar el sentido de alienación que tanto Gregor de Kafka como la joven sienten. De pronto despiertan y se dan cuenta de que no son "normales" en la comunidad; parecen seres ajenos, intrusos, sin verdaderos vínculos sociales.

El sentirse ajeno o marginado, me lleva a otro libro titulado Dime quién soy por Julia Navarro. Se trata de un joven periodista que está desempleado, y su su tía le propone una investigación pagada. Quiere que averigüe que pasó con su bisabuela. De mala gana el joven acepta porque no tiene ingresos, y además va a ir desentrañando algo de su antepasado que está envuelto en un misterio. Pero su indagaciones lo llevan muy lejos de su país, comenzando en la España antes de Franco. No le cuento más para que saque el libro de la Biblioteca y descubra el misterio por sí mismo.

Ojalá que nos visite y lleve estos libros prestados a su casa, pero no sólo eso, sino que también nos diga qué piensa y si le gustaron, o quizás nos recomiende algunos otros.